CORAZÓN

Anaqmanta (voz quechua). Del cielo, de arriba.

Manto son los hilos que nos conectan.

Manto se teje en los cerros.

Desciende de todos los mantos.

Adquiere forma a partir de las manos de sus tejedores y es modelado por la ciudad y su dinámica.

El textil creado posee un recorrido y una historia de vida, es un viaje con el que uno se puede vestir.

Es abrigo y protección elaborado con la sabiduría del hombre tierra. Es naturaleza. Trae cielo, río, sol, viento...

Ritmo, innovación, clima, silencio, textura y color, que no es siempre el mismo.

Manto es otro cuerpo y otro alma que nos envuelve.

MANIFIESTO

Manto. Voz quechua del cielo, de arriba.

Manto es protección, abrazo, abrigo.

La tela manda, la tela tiene alma, tiene un recorrido y una historia.

Nació de la profunda necesidad de vincularme con la naturaleza y una 

cultura que todavía estuviera fuertemente integrada a ella.

Viajé al norte y pude encontrar lo que buscaba.

Sentí su presencia, su identidad, el silencio de la charla vacía.

Busque la forma de acercarme, de crear un proyecto que me vinculara

y me permitiera vivir con ellos, aprender e intercambiar saberes.

Un viaje para conectar, para compartir. Abrieron sus casas para 

recibirnos, nos aceptaron, nos invitaron, nosotras escuchamos, 

observamos la tranquilidad y simpleza en la tarea cotidiana, 

su elegancia, sus costumbres.

Ellos tejen, ellas hilan mientras cantan. Caminan, ríen de una

manera franca y simple,un tanto tímida.

Hacen silencio, dejan espacio.

Desde mi mirada y mi lenguaje estético aporto, busco una nueva forma,

organizo, comunico. Caminamos y visitamos diferentes casas, 

diferentes familias.

Soñamos y armamos un grupo de trabajo.

Incentivamos, inspiramos y nos comprometimos en un mismo núcleo 

de hacer y crear.

Damos lo mejor de cada uno.

La vuelta a Buenos Aires, la ciudad y su dinámica.

La búsqueda de la silueta urbana. Cortar, unir, coser.

Buscar combinar la excelencia, los mejores tejedores de allá, 

y el saber de los grandes sastres que existieron en nuestra ciudad. 

Imprimimos huellas en sus textiles, textiles que hablan de otros 

tiempos cuando todavía había tiempo.

Reflexionamos, observamos, estudiamos y entendemos los contrastes, 

los diferentes ritmos entre su mundo y el urbano.

Buscamos un dialogo, una armonía.

Diseñamos estampas y formas que reflejen emociones, vibraciones,frecuencias.

Conectar para sentir, desconectar para percibir.

El silencio, entrar en un espacio atemporal que esta siempre más allá de la forma.

Clara de la Torre

SUS CREADORAS

Somos Clara De La Torre y Diana Dai Chee Chaug.

Manto nace de manera mágica y natural, a partir de viajes que realizamos 

a los pueblos del Noroeste argentino.

Nos enamoramos del lugar, su gente, cultura y energía.

Nos conmovió la forma en que los pueblos andinos atesoran el arte textil, 

como una manera de trabajo y persistencia en la memoria de su identidad.

Decidimos buscar una forma de vincularnos, generando un proyecto que 

revalorice una técnica ancestral.

A partir de sucesivos viajes realizados desde 1996 logramos conformar un 

equipo de tejedores en el pueblo de San Isidro, provincia de Salta, 

que trabajan en comunidad.

Nos involucramos con su entorno, con su forma de vida, su historia.

Juntos inauguramos este punto de encuentro donde arte, diseño y 

técnica artesanal se relacionan y se funden, dentro de un marco 

de sensibilidad y respeto mutuo.

LEJOS DE LAS CIUDADES, 

HOMBRES Y MUJERES ENTRE LOS CERROS,

TEJEN EN SUS TELARES

INNUMERABLES 

COSECHAS DE COLORES.

PUEBLO SAN ISIDRO

Los Pueblos de los Andes no caminan con ansiedad porque laten al ritmo de la tierra. Su atención está dedicada a mirar con total claridad la vida y confiar en la naturaleza de la muerte. Es muy triste para mí, encontrar en el campo civilizadores y políticos que insisten en sofocar la naturaleza de las comunidades tradicionales. No hay educación formal que pueda sustituir el compañerismo que sienten estos pueblos con la madre tierra y esta alianza con las fuentes representa el punto de partida exacto para que la humanidad evolucione  hacia días más saludables.

Nuestro diseño burocrático ha establecido una carencia de valores naturales y una ausencia de intimidad entre los humanos y su tierra. Es necesario recuperar la sensibilidad de los antiguos valores, la calma de los pastores que andan por los cerros consus ojotas a veces rotas, sus camisas descosidas y su alma  entera como un templo.

Pienso que la sencillez es una virtud. Siento que en el silencio, el espíritu encuentra su más elevado arte.

Testimonio de Lucio Boschi en su libro Pueblos de los Andes (2000).

COMPROMISO Y SOSTENIBILIDAD

Generamos una fecunda vinculación social, cultural, artística y comercial con los artesanos, tejedores, Coyas de la localidad de San Isidro, Iruya provincia de Salta, revalorizando su cultura Andina original aportándole una nueva mirada a través del diseño respetando sus ciclos y el contacto con la naturaleza.

Dar a conocer su sabiduría ancestral, riqueza textil y costumbres optimizando sus recursos. 

Profundizar el conocimiento del medio físico donde el artesano reside y trabaja.

Vincularse con sus historias de vida. Convivir con ellos, observar y escuchar.

Intercambiar conocimientos entre ambas culturas (urbana y andina) haciendo que estos dos mundos se relacionen, se fundan y se nutran a través de los abrigos creados.

Innovar en el diseño, a partir de una búsqueda permanente en relación al textil.

Estar abiertos a la vinculación de la identidad Manto en nuevos desarrollos.

Product added to wishlist
Product added to compare.